Skip to Content

Su niño de edad preescolar está en la edad perfecta para empezar a jugar juegos de simulación – una forma apropiada a su edad de practicar las habilidades que le serán útiles en la vida adulta, ¡además de que puede ser muy divertido!

A través de los juegos de rol, un niño puede practicar habilidades de trabajo, interactuar con sus compañeros, ensayar un lenguaje cortés y escuchar, procesar interacciones recientes, practicar la resolución de problemas y modelar la comunicación no verbal.

Ideas para animar el juego de roles:

  • Después de visitar lugares de trabajo, tales como el supermercado o un restaurante, invite a su hijo a dramatizar las interacciones que presenciaron juntos.
  • Si usted ve y oye a otros niños jugando juegos de rol, pídale a su hijo que se acerque a escuchar. Ayúdalo a elegir un papel que pudiera jugar e interpretar en la historia.
  • Proporcione a su hijo los materiales, recursos o ingredientes que promueven e inspiran un rol. Él puede actuar y representar a un panadero con un delantal, con ingredientes para hacer la masa del pastel, un tazón grande, una cuchara, un molde, y el acceso, con supervisión, del horno. Su hijo puede también actuar como escritor con una máquina Braille y su propia historia imaginativa.

¿Cómo inspirar la capacitación profesional a través de los juegos de roles?:

  • Enseñe habilidades laborales específicas a través de juegos de roles. Algunos ejemplos son: contestar el teléfono, utilizar la tecnología como una grabadora de voz, planificar una actividad, realizar una presentación ante un grupo pequeño, computarizar problemas matemáticos, o dirigir a un grupo.
  • Modele las interacciones sociales. Algunas sugerencias pueden ser: preguntar a los “compañeros de trabajo” sobre sus fines de semana, dar la bienvenida al “cliente” en la tienda y conversar sobre las funciones o intereses comunes.
  • Demuestre buenos modales y buena capacidad de escuchar. Decir “perdón” cuando estornude, simular llamar a la puerta de la oficina antes de entrar, hablar sobre el espacio personal que usted le da a su hijo, evitar interrumpir, ofrecer ayuda con tareas difíciles, asumir la responsabilidad por los errores, decir “por favor” y “gracias”, limpiar después de ensuciar, y compartir formas de manejar las dificultades.
  • Anime a su hijo a imitar a las personas que él ve trabajando. Esta es una oportunidad para enseñarle las funciones laborales de profesiones específicas. Cuando sea posible, provéale ropa o accesorios que su hijo pueda usar cuando interprete el papel.
  • Cree problemas relativos al trabajo, que usted y su niño pueden resolver juntos. Por ejemplo, un huésped del hotel no está satisfecho con una habitación. Ayúdelo a pensar mediante el proceso de resolución de problemas: encontrar el problema específico, crear una lluvia de ideas, determinar la mejor solución sopesando los pros y los contras, y tratar de resolver el problema. Si el problema aún no se resuelve, utilice el proceso de resolución de problemas una vez más. (Vea la serie de lecciones titulada Resolución de problemas de CareerConnect de la Fundación Estadounidense del Ciego).
  • Háblele a su hijo sobre la comunicación no verbal que usted está usando. Dígale sobre su sonrisa, contacto visual y sus gestos. Descríbale la comunicación no verbal que usted observa en él. Estimule la comunicación no verbal apropiada y ayúdele a pensar en alternativas a posturas, gestos o expresiones inadecuadas.