¿Qué es la discapacidad visual cortical (DVC)?

Aunque la visión o la vista, como uno de los sentidos, se asocia principalmente a los ojos, en realidad, la visión es el producto de un sistema complejo del cual los ojos sólo son una parte. Se estima que el procesamiento de la información visual—esto es, la recepción de estímulos visuales a través de los ojos, su interpretación mediante diversos centros cerebrales y su traducción en imágenes visuales—involucra hasta el 40 por ciento del cerebro. Cuando este proceso se interrumpe, los sistemas visuales del cerebro no interpretan o no entienden sistemáticamente lo que los ojos ven y, como resultado, se produce la deficiencia visual.

Esta deficiencia visual se conoce como discapacidad visual cortical (DVC).

La DVC se conoce también como discapacidad visual cerebral, discapacidad visual neurológica, lesión cerebral traumática, ceguera cortical y discapacidad visual causada por daño cerebral.

La DVC puede ser temporal o permanente.

La pérdida de la vista producida por el daño neurológico al cerebro afecta tanto a niños como a adultos, y la complejidad del proceso ha sido objeto de mucha discusión y debate en toda la comunidad de profesionales que prestan servicios relacionados con la visión. No se ha llegado a un acuerdo sobre la definición, la evaluación y los servicios necesarios para abordar este tipo de pérdida visual, y se necesita realizar mucha investigación en esta área para determinar prácticas eficaces en el campo educativo, médico y de la rehabilitación.

¿Cómo se diagnostica la DVC?

La DVC se diagnostica cuando el informe del oftalmólogo arroja información normal sobre la anatomía del ojo, no obstante, el niño demuestra indicios de pérdida de la vista. Por lo general, una resonancia magnética del cerebro puede confirmar irregularidades neurológicas o anatómicas.

¿Existe tratamiento para la DVC?

Puede haber tratamientos para las causas de fondo de la DVC. Con respecto al ámbito de la visión solamente, se considera que la DVC puede mejorar con el tiempo.

¿Cómo describiría Ud. la vista de alguien con DVC y cómo afectará a mi hijo?

El grado de pérdida de la vista puede ser leve o grave y puede variar en gran manera, incluso de un día a otro. Las personas con discapacidad visual cortical tienen dificultad para determinar o comprender lo que sus ojos ven. Por ejemplo, pueden tener problemas para reconocer caras, interpretar dibujos, percibir profundidad o distinguir entre el fondo y el primer plano.

Por lo general, los niños con discapacidad visual cortical pueden ver mejor cuando se les dice de antemano lo que deben buscar. También, muchos niños con DVC pueden ver mejor cuando el objeto a detectar está en movimiento.

Es posible que los niños con DVC sean sensibles a la luz, tengan tendencia a mirar hacia las luces, tengan mala percepción de profundidad y tengan mejor visión periférica que visión central.

El maestro de estudiantes con deficiencia visual de su hijo debe realizar una Evaluación Funcional de la Vista para determinar cómo su hijo usa la visión que le queda y una Evaluación de Medios de Aprendizaje para determinar cuáles sentidos utiliza principalmente su hijo para obtener información de su entorno. Estas evaluaciones, junto con una Evaluación de Orientación y Movilidad realizada por un especialista en movilidad, le brindarán al equipo la información necesaria para que puedan hacer recomendaciones específicas, con el fin de que su hijo pueda acceder a su medio ambiente y a materiales de aprendizaje de una forma más eficaz.

Es posible que Ud. note que su hijo tiene dificultades para reconocer caras y expresiones faciales, acceder a información en entornos sobrecargados, identificar imágenes cuando él o ella se encuentra en estado estacionario o el objeto a visualizar está en estado estacionario, usar la visión por largos períodos de tiempo, utilizar el campo visual central, o dificultad para transportarse de forma segura. Si este es el caso, su hijo puede beneficiarse de capacitación para transportarse impartida por el especialista en movilidad, un mayor contraste del entorno, mayor contraste de la letra impresa mediante un CCTV o de un sistema de ampliación de pantalla, una mayor, o más variada, iluminación del espacio interior o de la luz dirigida y disminución de espacios sobrecargados; se puede beneficiar también del uso de un reposacabezas y de descansar la vista; la presentación de objetos en su campo visual periférico y de objetos en movimiento (en vez de estacionarios) es mejor para él, todo esto le puede ayudar a lograr una visualización óptima.

A su hijo también se le puede enseñar a desempeñar diferentes tareas sin utilizar el sentido de la visión. El maestro de estudiantes con dificiencia visual le puede enseñar a su hijo braille, le puede enseñar a usar un sistema de lector de pantalla para que pueda usar la computadora, y otras técnicas que le ayudarán a desempeñar habilidades de la vida cotidiana y funciones académicas.

 

Recursos para las familias de niños con DVC

  • aphcareerconnect.org/CVI
  • www.aph.org/CVI
  • Cortical Visual Impairment: An Approach to Assessment and Intervention (Discapacidad Visual Cortical: Estrategia de Evaluación e Intervención), por Christine Roman-Lantzy
  • Vision and the Brain: Understanding Cerebral Visual Impairment in Children (La Visión y el Cerebro: Cómo Entender la Discapacidad Visual Cerebral en los Niños), editado por Amanda Hall Lueck y Gordon N. Dutton
  • Hoja de Datos sobre la Discapacidad Visual Cortical Pediátrica por la Blind Babies Foundation (Fundación Bebés Ciegos), según ha sido suministrado por la Escuela de Texas para Ciegos y Deficientes Visuales
Share