A medida que los niños crecen y se desarrollan, generalmente progresan mediante el aprendizaje de una variedad de destrezas de desarrollo personal, tales como vestirse y desvestirse, y tomar un baño o una ducha sin ayuda. En el caso de su hijo con una discapacidad visual o múltiples discapacidades, aprender estas destrezas puede llevarle más tiempo que a sus hermanos o a los niños de su edad que tienen un desarrollo normal. De hecho, quizá siempre necesite su ayuda o la de otra persona para completar estas tareas. Sin embargo, es importante que su hijo aprenda a hacer todo lo que pueda por sí mismo.

Si su hijo tiene limitaciones físicas, es importante consultar con un terapeuta ocupacional. Este profesional ha recibido formación para ayudar a los niños con funciones motoras limitadas a aprender las habilidades para vestirse y bañarse. El terapeuta ocupacional quizá pueda también recomendarle aparatos para ayudar a su hijo a lograr la máxima independencia posible, tal como una silla para que pueda sentarse en la ducha o un utensilio que pueda utilizar para quitarse los calcetines, si no puede llegar a sus pies.

Para la mayoría de los niños es más fácil aprender a desvestirse que a vestirse, así que considere empezar por las destrezas para desvestirse. Enseñe a su hijo dónde debe poner su ropa cuando se la quite. Un cesto o una canasta para poner la ropa sucia en el lugar donde se desviste, le facilitará aprender este concepto. Además, involúcrelo en sacar su propia ropa para vestirse. Usted puede animarle a que elija la ropa que quiere ponerse. Las oportunidades de hacer elecciones le ayudarán a desarrollar sus destrezas para la comunicación y las habilidades para valerse por sí mismo. Aquí tiene algunas otras ideas:

  • Utilizar rutinas para vestirse y desvestirse le proporcionará a su hijo un marco para comprender lo que va a suceder y lo que se espera de él. Usted podría empezar la rutina para vestirse dándole un >símbolo que pueda llegar a asociarse con dicha rutina. El símbolo para vestirse podría ser una tarjeta con un pequeño calcetín que se parezca a uno de los suyos.

  • Utilice las técnicas de mano bajo mano o de mano sobre mano al guiar a su hijo para que saque la ropa de los cajones o armarios, se desvista, se vista o ponga la ropa sucia en el cesto correspondiente.

  • Nombre las partes del cuerpo que correspondan al ayudar a su hijo a desvestirse, vestirse o bañarse. Por ejemplo, usted podría decir: “Quítate el calcetín de tu pie derecho”. Esto le ayudará a aprender más acerca de su cuerpo y de los términos que se utilizan para nombrar a las diferentes partes de éste.

  • La organización es importante para vestirse y bañarse. Piense en cómo puede usted preparar el entorno para su hijo, a fin de que los objetos estén en lugares previsibles. Por ejemplo, en los cajones de su cómoda usted puede utilizar separadores para separar su ropa interior de sus calcetines. Colocar todos los productos que su hijo podría necesitar para el baño en una cesta, le facilitará encontrar lo que desea. Usted podría guardar la cesta en el cuarto de baño, en un estante que su hijo pueda alcanzar.

  • Si a su hijo le cuesta entender las secuencias, apile su ropa en el orden en el que debe ponérsela, de arriba hacia abajo. Por ejemplo: ropa interior, calcetines, pantalones y luego la camisa. Esto ayudará a su hijo para que los calcetines queden por debajo de las patas de los pantalones, y no por encima, la ropa interior por debajo de los pantalones, y no por encima, y la camisa por fuera de los pantalones, y no medio metida.

  • Las prendas de vestir que son holgadas, tienen cinturas elásticas y utilizan Velcro para los cierres, son más fáciles de quitar y poner para los niños que las prendas que tienen cremalleras, corchetes, botones y lazos. Si usted comienza con ropa que a su hijo le sea fácil de poner y quitar, con el tiempo puede pasar gradualmente a otra ropa que le resulte más difícil.

  • Aprender a atarse los cordones de los zapatos constituye un reto al que muchos niños dedican un gran esfuerzo para llegar a superarlo. A algunos niños les resulta más fácil aprender a atarse los zapatos haciendo dos lazos y cruzándolos. El terapeuta ocupacional de su hijo quizá pueda mostrarle esta técnica y otros “trucos” para vestirse, tales como formas más fáciles de ponerse una chaqueta o unos pantalones.
Share