Es una época emocionante en la vida de tu hijo. Cada vez se vuelve más autónomo, pero todavía depende de ti. Conviene que aprendas a abogar por él como estudiante, como paciente desde el punto de vista médico y como persona.

Share