Las herramientas más usadas por Annie Donnellon, una estudiante de tercer año de interpretación musical en la Universidad de Northern Kentucky, son su BrailleNote PDA (asistente digital personal) y los programas Lime Aloud y GoodFeel de Dancing Dots. Además de leer libros y tomar notas con el primero, Annie transfiere frecuentemente los archivos que sus instructores le envían como adjuntos para leerlos en braille. En su computadora, equipada con el lector de pantalla JAWS y con el OCR (reconocimiento óptico de caracteres) Kurzweil 1000, lee documentos que ella misma o algún otro ha escaneado, escribe sus trabajos, y envía y recibe mensajes de e-mail. En lugar de intentar el manejo del Blackboard (programa por medio del que se comunican los estudiantes con los instructores en relación a las tareas, debates, exámenes y ese tipo de actividades), pide a los profesores que le envíen los documentos como adjuntos y ella les devuelve su trabajo ya hecho por e-mail.


Annie escribe en su laptop

Annie escribe en su laptop.


Con el teléfono celular LG 4500, Annie maneja todos sus contactos y usa un identificador parlante que le dice quién es el que llama. Este modelo no tiene mensajes de texto accesibles.

Annie no tiene ningún tipo de reproductor portátil de MP3 para libros o música, pero utiliza constantemente el Lector Víctor Vibe Daisy para los libros que obtiene gracias a Recordings for the Blind and Dyslexic y otros CDs. El programa de Dancing Dots es lo que más entusiasma a esta talentosa estudiante de música. Con él, puede componer una melodía mediante el teclado de su computadora y luego imprimirla o enviarla por correo electrónico a sus instructores. Este programa hace que componer y enviar o imprimir una partitura sea tan fácil como enviar o imprimir un ensayo.

Esta nota apareció por primera vez en “Seguir en curso: Entrevistas con estudiantes que son ciegos,” por Deborah Kendrick, AccessWorld®, julio de 2007.

Share